NUEVOS PROPÓSITOS PARA EL 2016

 

Como es costumbre en nuestra cultura,  la última noche del año solemos hacer una reflexión acerca de cómo hemos vivido el año, generando con ello una serie de propósitos o deseos que queremos cumplir para el año que comienza, ya que como se suele decir "¡Año nuevo, vida nueva!".

 

Estos propósitos llevan consigo una serie de cambios, que en muchos casos son poco realistas (idealizados), y es fundamentalmente por este motivo por el que la mayoría de las veces los abandonamos rápidamente, porque se une una escasa fuerza de voluntad junto a una insufuciente motivación, al percibirlos como inalcanzables.


Ante todo, debemos tener claro que conseguir esos propósitos requieren cambios en nuestra manera de actuar o incluso de organizarnos el tiempo, es decir, que necesitan un gran esfuerzo, porque al fin y al cabo, queremos cambiar un hábito  (automático) que ya tenemos instaurado. 

 

Por esta razón, es importante que apuntemos los nuevos propósitos en una hoja que veamos todos los días, para que nos motive al cambio y estos no caigan en el olvido.

 

Del mismo modo también es importante definir bien los objetivos que queremos alcanzar, para ello te facilito una serie de pautas:

 

  • El propósito que quieres conseguir debe ser elegido por ti mismo, no por agradar a otra persona.

    Como he dicho anteriormente para cambiar un hábito hace falta mucho esfuerzo y motivación, por ello si esa meta es autoimpuesta, la falta de motivación nos hará abandonarla.


  • Escribe los propósitos en positivo.   Ej. "Voy a hacer ejercicio"

  • Deben ser claros, realistas y alcanzables, puesto que si no la motivación al cambio será mí­nima.

  • Intenta que sean lo más especí­ficos posible.  Ej. "Voy a salir a correr los martes y jueves por la mañana durante media hora"

  • Pon una fecha para el comienzo de éstos, ya que si no posiblemente la irás posponiendo.

    Ej. "Voy a salir a correr los martes y jueves por la mañana a partir de la semana que viene"

  • Plantea los propósitos en primera persona, es decir, que su cumplimiento únicamente dependa de tí, ya que no podemos controlar/cambiar el comportamiento de los demás.

  • Tienen que movilizarte, es decir, tienen que ser lo suficienthaz que las cosas pasenemente importantes para que el imaginar como te sentirás al alcanzarlos, te dé  fuerza para seguir adelante en los momentos de debilidad.

  • Debe ser medible, así­ sabrás si lo estas logrando o por lo contrario tienes que realizar cambios. Si las metas son lo suficientemente especí­ficas podremos saber si las estamos consiguiendo.

  • Por último,  aunque tengas varios propósitos (metas), te recomiendo escoger solo uno, el que más motivación te genere, pero que no sea el más difí­cil de alcanzar. Así­ centrarás toda tu energía en él.

Te animo con esto, a realizar tu lista de propósitos alcanzables, pues con esfuerzo y voluntad lo conseguirás. Además esto aumentará la confianza que tienes en ti mismo para conseguir todo lo que te propongas. ¡Adelante!

 

Si tienes alguna duda, no dudes en consultarme a través del o llamándome al 662 211 262 para pedir cita.

 

Y recuerda... El camino se consigue dando pequeños pasos

 

www.agcpsicologa.com