Yo controlo... ¿O NO?

 

Todos en alguna ocasión nos hemos planteado si nosotros mismos o alguien cercano a nosotros, familiar o amigo,  está abusando de alguna sustancia o actividad, ya sea del alcohol, de la marihuana o de las redes sociales entre otros. Y es que esto es muy importante para poder ser conscientes de si estamos traspasando el límite, es decir,  para  saber si es necesario pedir ayuda.

 

En primer lugar hemos de diferenciar tres conceptos: Uso, Abuso y Dependencia. El primero de ellos, el Uso, se refiere a la conducta que realizamos habitualmente pero que podemos dejar de hacerla en el momento que queramos o que se nos pida. En el abuso por el contrario, dedicamos cada vez más tiempo a la actividad, dejando de hacer otras cosas que solíamos hacer.

 

 

yo controlo 1Por último, hablamos de dependencia o adicción  cuando nuestro comportamiento tiene el objetivo constantemente de buscar esa sustancia o cosa y conseguirla como sea, sin importar los costes o consecuencias que tenga. 

 

 La adicción en sí, es catalogada muchas veces para aquellas conductas socialmente desaprobadas, como por ejemplo las drogas, mientras que la dependencia hacia otras aceptadas en la sociedad actual, como es el uso compulsivo de las redes sociales es percibida como algo “normal”.

 

Sí, ambas son igual de adictivas, es decir, en ambas se pierde el control del consumo. Este descontrol, es una de las características que predominan en el comportamiento de las personas que sufren una adicción, así como la falta de conciencia hacia el problema, pues estas personas niegan tener un problema, minimizando su importancia. 

 

yo controlo 2

En la mayoría de los casos, se dan cuenta de la realidad cuando su calidad de vida se ha deteriorado, así como sus relaciones, debido al sufrimiento que esto genera. Esto es lo que le hace abrir los ojos y “darse cuenta” de que quizá sí tenga un problema, aunque posiblemente intente calmar este malestar a través del abuso de esa sustancia o conducta, ya que lo utilizan como medio de evasión de los problemas, como alivio del malestar.

 

Si te has sentido identificado/a, te recomiendo que busques a alguien en quien confíes para que te apoye y posteriormente visites a un profesional, pues superar una adicción es algo que requiere mucha voluntad, ser guiado por un profesional te ayudará a sobrellevar mejor ese duro recorrido.

 

 

Recuerda, pedir ayuda no es un signo de debilidad, si no de valentía.

Alicia García Cebrián

www.agcpsicologa.com

 

www.agcpsicologa.com