ADICCIÓN A LAS COMPRAS. LA COMPRA COMPULSIVA

En estos días en los cuales, el tema de conversación central suelen ser las rebajas o  importantes descuentos que realizan los comercios y los grandes almacenes en sus diferentes artículos, me parece interesante hablar acerca de la compra compulsiva u oniomanía. Para ello, en primer lugar me gustaría definir este concepto, aunque todos nos hacemos una idea de lo que alberga en sí.  

La adicción a las compras se caracteriza por un impulso incontrolable por adquirir productos innecesarios y superfluos, es decir, la persona que compra compulsivamente adquiere artículos de forma repetitiva y constante, siendo común en ocasiones, gastar más de lo que se tiene o incluso hurtar dinero, todo ello para comprar “caprichos”. Este tipo de conductas pueden poner en peligro la economía familiar con tal de satisfacer el ansia de comprar, ya que esta conducta, como ocurre con el resto de las adicciones, genera un alivio del malestar o tensión experimentada.

 

Esta es una conducta que aunque la persona desea controlar, no puede evitar, ya que sigue el mismo patrón funcionamiento que el resto de adicciones, el siguiente circulo vicioso:

 

Captura

 

Como podéis ver en el grafico anterior, el comprador compulsivo suele utilizar la compra como método de evasión de los problemas, ya que la mayoría de las personas que sufren este problema suelen sentir insatisfacción personal, baja autoestima, estrés, tristeza, soledad e incluso  en ocasiones, síntomas depresivos. Digamos que el hecho de comprar genera en la persona una satisfacción inmediata, con la que cree que consigue eliminar temporalmente los problemas.

 

A continuación os facilitaré una serie de recomendaciones para prevenir la compra compulsiva y evitar así grandes gastos innecesarios.

Evita pasar por los lugares en los cuales se venden los productos o caprichos que sueles comprar habitualmente.

 

- Si tienes la necesidad de ir a estos sitios, ve con alguna persona de confianza que previamente conozca tu problema y  te avise cuando observe que comienzas a actuar sin control hacia la compra.

 

 

-  Evita ir de compras con las personas que lo haces habitualmente, ya que estas actúan como reforzadoras de las compras, pues las asocias con el hecho de comprar compulsivamente.

 

 

- Lleva contigo una lista creada antes de salir de casa con las cosas que realmente necesitas, en ella no debes incluir cosas que desees “caprichos”, pero que no necesitas, y no te salgas de ella.

 

 

Ponte límites, tanto de gasto diario, antes de salir de compras, como mensual, y no lo sobrepases.

 

 

Utiliza el dinero en efectivo para ser más consciente de lo que estás gastando, evitando utilizar tarjetas de crédito  con las cuales no aprecias la cuantía de tus gastos. Del mismo modo, evita realizar compras a través de internet, pues es una gran tentación, ya que puedes adquirirlas fácilmente desde casa.

 

 

Evita subscribirte a páginas o boletines en los que te ofrezcan publicidad de los artículos tentadores que sueles adquirir.

 

 

 

6211037-9279959

 

 

Por último, si crees que presentas este tipo de problemática y que tras varios intentos infructuosos no puedes controlar tus impulsos a la hora de comprar, acude a terapia psicológica para ponerle fin con la ayuda de un profesional.

Puedes pedir cita previa llamando al  662 211 262.

 

 

www.agcpsicologa.com