¿BASTA CON UN SOLO DÍA PARA DEMOSTRAR EL AMOR EN LA PAREJA?

Este fin de semana miles de parejas han celebrado su amor por San Valentín, una fecha clave en el calendario de todo enamorado para demostrarle a su pareja que le quiere, a través de regalos, detalles, cenas románticas o escapadas. Pero realmente ¿qué diferencia ese día del resto de días del año? ¿Ocurre algo especial que no pueda suceder cualquier otro día? ¿Es suficiente con esforzarnos y demostrarle a nuestra pareja todo lo que sentimos por ella ese día?

 

Obviamente no, el día de los enamorados, no es más que una fecha y un negocio puramente comercial, todavía quedan 364 días durante el año en los que podemos ser ingeniosos y detallistas con nuestra pareja, porque a pesar de que lo nos hacen creer las películas, el amor y las relaciones de pareja no duran para toda la vida si no se trabaja en ellas, es decir, si no se invierte tiempo y esfuerzo en mantenerlas.

 

Enamorados

 

Por lo comentado anteriormente me gustaría reflejar la diferencia entre amor y enamoramiento, ya que la mayoría desconoce la diferencia entre ambos términos.

El enamoramiento, es el sentimiento que surge al comienzo de toda relación, cuando todo nos parece mágico, todo es amor, realizamos muchas actividades placenteras en pareja, la pasión entre ambos está en su máximo esplendor, no vemos los defectos que posee el otro/a, no hay discusiones, etc…

Estos momentos digamos, son los mostrados en el cine para describir el amor, pero no debemos confundirnos, porque esta etapa es tan bonita como efímera. Es en ese momento cuando comienza el amor, cuando tenemos que trabajar nuestra relación para que ésta no se deteriore con el paso del tiempo, porque es entonces cuando surgen las diferencias en planes, en la distribución del tiempo que pasar juntos en pareja. Los defectos y manías se hacen más visibles, puede surgir la monotonía y  los malentendidos o discusiones, bien por temas económicos o de convivencia, etc.

Todo ello, conlleva a que si ambos no trabajan en la relación, bien sorprendiendo a la pareja un día cualquiera para demostrarle lo importante que es para él/ella, bien llegando a acuerdos beneficiosos para las ambos, poniéndonos en el lugar del otro y respetando su individualidad como persona, e incluso realizando actividades placenteras para ambos que reaviven la pasión, la relación está condenada al fracaso.

Es por este desconocimiento y por la fantasía de una pareja ideal, del amor verdadero y duradero, por la que muchas personas rompen sus relaciones de pareja en el momento que se encuentran ante la primera dificultad, porque esperan que en una relación todo sea bonito, como en un cuento de hadas cuando en realidad no es así.

No defiendo con ello las relaciones tóxicas que no generan bienestar y disfrute en pareja, sino todo lo contrario. Ante el sufrimiento y dependencia emocional lo más saludable es separarse y qué cada uno de los miembros rehaga su vida y sea feliz con otra persona.  Pero sí animo a todas las parejas enamoradas, que lo estén y lo demuestren todo el año, no sólo en fechas señaladas.

Pues “el amor es como una planta, si no la riegas y la cuidas todos los días, se seca y muere lentamente”.

 

 

www.agcpsicologa.com