Nunca has estado en un psicólogo y te gustarí­a saber qué ocurrirá cuando llegues allí­. Pues bien aquí­ te explico las tres fases por las que está compuesta toda terapia psicológica:

 

  • Evaluación, es la primera toma de contacto en la cual el terapeuta recaba toda la información detallada acerca del motivo de consulta, para conocer qué es lo que ha favorecido el desarrollo del problema, así­ como qué elementos lo están manteniedo actualmente, y cuáles son las repercusiones o consecuencias que está teniendo éste en la vida de la persona, para así­ marcar posteriormente los objetivos terapéuticos a conseguir y  que guiarán la terapia.



  • En la fase de tratamiento, la persona tendrá que poner en marcha los recursos y habilidades aprendidos en terapia, y  aplicarlos a su vida cotidiana. Creo que es importante resaltar el papel activo que debe ejercer la persona en la terapia, puesto que el terapeuta sólo es el guí­a, si no hay motivación para el cambio, todos los esfuerzos por parte del terapeuta serán inútiles.

 

  • Prevención de recaí­das y seguimiento, esta fase comienza cuando  ya se han conseguido los objetivos prefijados, la persona ya se siente bien, pero se han de reforzar los avances conseguidos con la terapia, porque en ocasiones ante acontecimientos estresantes la personas sufren recaídas. Es por ello que se realiza un seguimiento espaciado en el tiempo, en el cual se revisa cómo le va a la persona y se resuelven dificultades si las ha habido.

 

Por último, es importante aclarar que el número de sesiones requeridas para cada terapia es variable y dependerá de cada caso, ya que no hay que olvidar que cada terapia es personalizada y adaptada a la persona, pues cada persona es única.

 

www.agcpsicologa.com